Historia del cacahuate: un poderoso alimento con grandes beneficios.

¡El cacahuate es una semilla de estupendas cualidades!

Cacahuete, caguate, cacahuate o maní: así se le conoce a la legumbre Arachis hypogaea, cuyas semillas son sumamente apreciadas en la gastronomía del mundo.

No se ha determinado el origen preciso del cacahuate, aunque su cultivo y aprovechamiento datan de hace unos 7000 u 8000 años.

El arqueólogo estadounidense Tom Dillehay descubrió los restos de los cacahuates más antiguos en Paiján y en el valle de Ñanchoc, datados del año 6494 a.C., en la actual Cajamarca, Perú.

Esa zona ubicada en la parte alta del río Zaña, ha sido identificado como el lugar de cultivo más antiguo del continente.

Según el registro de Tehuacán, Puebla, se introdujo a Mesoamérica hacia el siglo I a. C., en donde se le llamó tlalcacáhuatl, que en idioma náhuatl significa «cacao de la tierra».

Se volvió parte de los ingredientes para preparar mulli o mole, una mezcla para ofrecer a los grandes dioses mesoamericanos. En las islas del Caribe se le bautizó como maní en lengua taína.

Los conquistadores españoles conocieron el cacahuate al llegar al continente americano en un mercado de Tenochtitlán hacia el siglo XVI. Lo introdujeron en Europa desde Valencia, España, y con el comercio de la Edad Moderna se introdujo en otros continentes.

Para los africanos de aquella época, el cacahuate se convirtió en un alimento muy especial, pues no necesita más cocción que el tostado.

Se trata de una planta con alma que protege sus vainas del acoso de las aves y otros depredadores, desarrollando sus frutos bajo tierra, con el fin de guardarlos para los humanos.

La historia del cacahuate se remonta milenios atrás.

El cacahuate en la actualidad.

Antiguamente, el cacahuate no se aprovechaba extensamente pues su cultivo y recolección son difíciles y lentos.

Sin embargo, al mecanizarse el cultivo, recolección y descascaramiento en el siglo XX, su aprovechamiento empieza a expandirse, pasando de las cocinas domésticas a las plantas industriales alimenticias.

El cientíifico y botánico George Washington Carver fue un impulsor del cacahuate en Estados Unidos a inicios del siglo XX, impulsando a los campesinos pobres para cultivarlo y mejorar su calidad de vida.

El más popular de sus 44 boletines prácticos para los agricultores contiene 105 recetas de comida que utilizan cacahuate. ¡Y no sólo eso! A partir de esta semilla, creó cerca de 100 productos de consumo incluyendo cosméticos, tintes, pinturas, plásticos y hasta gasolina o nitroglicerina.

Hoy en día, el cacahuate es una de las principales cosechas agrícolas del mundo para producción de aceite comestible y proteínas vegetales, formando parte de las formulaciones de nuevos productos con mayor frecuencia.

Muchos productos de uso industrial y de uso común tienen en su formulación o en su proceso mucho que deber a esta leguminosa, perpetuando así una milenaria amistad entre el hombre y el cacahuate.

Los granos frescos contienen de 32 a 35% de proteínas y de 40 a 50% de grasa, además cistina, tiamina, riboflavina y niacina.

Son altamente nutritivos y, en consecuencia, tienen una gran importancia en la dieta de millones de personas que no pueden adquirir proteínas y grasas animales.

¡Una semilla poderosa y nutritiva! Ingrediente esencial de Arájoles.

Cacahuate: ¡una semilla de muchos beneficios!